Llame sin compromiso

¿Por qué es importante una correcta descongelación del pescado?

Al descongelar pescado congelado, debemos tener cuidado, pues las bacterias que pueda contener en estado latente, pueden reactivarse.

Un incorrecto proceso de descongelación puede causar que el interior del alimento no esté totalmente descongelado, y, por tanto, el tiempo de cocción no haya sido suficiente para asegurar la eliminación de los microorganismos.

¿Cómo descongelar el pescado?

Métodos para descongelación del pescado

Existen 3 métodos para descongelar el pescado con la seguridad de que se mantenga en perfectas condiciones de salubridad:

Es fundamental no descongelar los alimentos a temperatura ambiente ni en agua caliente, ya que aumenta el riesgo de contaminación por bacterias.

Descongelar pescado en la nevera

El frigorífico es el método más lento para descongelar los alimentos, ya que hay menor salto de temperatura. Precisamente por eso es el más recomendado por ser el más seguro para alimentos como el pescado.

Si la pieza a descongelar es grande, puede ser necesario pasarlo del congelador a la nevera con más de 24 horas de antelación al momento en que se desea cocinarlo. Si la pieza es pequeña o puede dividirse en varias piezas menores, podría ser suficiente llevarlo al frigorífico por la tarde y ser cocinado para la comida del mediodía siguiente.

Descongelar pescado en agua fría

El agua fría actuará más rápidamente que la nevera a la hora de descongelar el pescado, pero es más trabajoso:

Por un lado, debemos cambiarle el agua cada media hora para mantener el ritmo de descongelación. Además, es importante que el alimento esté envasado herméticamente, para que no absorba agua, lo que podría provocar contaminación por las bacterias presentes en el agua (si es el caso), y reduciría su calidad.

El alimento estará descongelado en una o dos horas, dependiendo de su tamaño.

No debe volver a congelarse, salvo que lo cocinemos antes.

Descongelar pescado en el microondas

Es más rápida que las opciones anteriores, aunque se corre el riesgo de que, una vez descongelado el exterior, comience a cocinarse, mientras que el interior siga congelado.

Es fundamental usar el modo de descongelado del microondas, y colocar el alimento separado de las paredes interiores del microondas.

La descongelación será más uniforme si se corta el alimento en porciones menores, y se da la vuelta varias veces a cada una de ellas.

Al igual que en el descongelado por agua fría, el alimento debe cocinarse inmediatamente después de descongelarse, para evitar su contaminación.

 

Productos Destacados

Consejos y video